Archivo de la categoría: negligencias por descuidos

Descuido culpa e imprevision en las reclamaciones por negligencia

Las acciones directas por negligencia ante el seguroMuchos abogados expertos en defensa médica están convencidos de que en un juicio, es más importante el «cómo se dice» que no «qué se dice». No exhibir arrogancia Conviene evitar cualquier actitud arrogante o de hostilidad al responder las preguntas del abogado reclamante. Además, en cada una de estas actividades, determinará si: ¿Hubo infracción de la lex artis por acción u omisión?; ¿Se puede establecer una relación de causalidad entre acto y daño?; ¿Hay culpa del profesional?, y ¿Existe alguna causa de exoneración o exclusión de responsabilidad? Tipos de responsabilidad profesional Con independencia de la responsabilidad deontológica y la colegial, los médicos son responsables en el ejercicio de su actividad en las esferas penal, civil y contencioso-administrativa.

Si hay voluntad positivamente actuada, si se quiso el resultado, la imputación se hará a título de dolo; si no funcionaron los resortes de su voluntad y obró pro descuido aún sabiendo que podría ocurrir el hecho, la imputación se hará a título de culpa; si quiso un resultado y se produjo otro más grave por imprevisión, la imputación se hará a título de preterintención. Culpabilidad: Es lo que está socialmente aceptado. Legitimación La legitimación activa corresponde a los Actores, porque contrataron los servicios del Demandado; la pasiva al Demandado, porque dirigió la defensa legal. Con un trato cercano a la víctima, y con una amplia colaboración con médicos especialistas y peritos, profesionales de suma importancia en estos procedimientos.

¿Cuándo se produce una Negligencia Médica? Una negligencia médica se produce cuando un profesional sanitario actúa apartándose de los estándares médicos exigibles (por acción u omisión) causando en la mayoría de ocasiones un daño físico y moral al paciente. ¿Cuáles son las negligencias médicas más comunes? En estos casos es importante asesoramiento de un abogado y asociación de consumidores y vecinos. Si se trata de Medicina privada: Cuando se trata de una relación entre paciente/ médico tenemos que presentar la reclamación en la entidad aseguradora.

Si se trata de una relación asegurador/ asegurado, se debe acudir a la Dirección General de Seguros o al departamento competente en materia de aseguradoras de cada comunidad autónoma. Se trata de un proceso horizontal en el que el médico informa y el paciente decide. Como despacho de Abogados especialistas en negligencia médica ¿Que comprobaciones debería efectuar el cirujano o sus auxiliares para una intervención quirúrgica? abogados negligencias medicas Málaga La presidenta de Málaga explica que en la asociaciación siempre recomiendan que si se ha ganado el juicio, pero no han quedado satisfechos, además hay que abrir un expediente disciplinario. Lo más adecuado para el particular en estos casos es recibir asesoramiento de un Abogado especialista en negligencias médicas. Nunca, el médico ha de intentar convencer al abogado contrario de que no se ha producido una negligencia.

En este caso, sería pues la negligencia de la propia compañía de seguros, que ante un incumplimiento del tomador al no pagar la prima, no da de baja el contrato de seguro del fichero FIVA, creando una apariencia que es amparada por el art. Se desestima el recurso de casación. ,Por ejemplo: Indicar PNC (imprudencia) sin haber realizado previamente la prueba de sensibilidad (negligencia). Dejar instrumental (imprudencia) y no sacarlos (negligencia). Hacer un legrado uterino (imprudencia) sin vigilar el estado de la paciente, ni dar aviso al familiar o persona responsable (negligencia), y autorizar el alta si “se siente mejor” constituyéndola en juez (Médico) de su propio estado (imprudencia). El fundamento de la incriminación en Imprudencia y Negligencia es la IMPREVISIÓN por parte del médico de un resultado previsible. Y digo esto porque también ha habido algún proceso, en el que desde el anuncio del recurso hasta la Sentencia, ha pasado únicamente un año. Para su curación precisó de tratamiento quirúrgico consistente en tenorrafía del extensor del dedo de la mano derecha a nivel de la región metacarpiana, además de rehabilitación y fármacos”.

Desde el punto de vista clínico, la lesión, no es más que la situación que motiva el trabajo médico. Este es el caso de ignorar a los niños, el rechazo, el abuso verbal que denigra al pequeño, la soledad, las amenazas de abandono, el trabajo, etc. En un principio, y según la dicción literal del precepto, sólo podría oponerse como excepción al perjudicado, la culpa exclusiva del mismo, y las excepciones personales que tuviera la compañía de seguros contra el perjudicado, pero, ¿significa ello que la compañía de seguros ha de responder aun cuando el hecho dañoso no esté amparado por la cobertura del seguro?. Comenzando por el análisis de la excepción relativa a la culpa exclusiva del perjudicado, hay que decir que su fundamento es evidente, si es el perjudicado el causante de los hechos, y culpable de los mismos por su negligencia, no puede entenderse como perjudicado en el sentido de persona que sufre los efectos de una acción negligente causada por un tercero.

El hecho de no aceptar el tratamiento prescrito no dará lugar al alta forzosa cuando existan tratamientos alternativos, aunque tengan carácter paliativo, siempre que los preste el centro sanitario y el paciente acepte recibirlos. Finalmente, en lo que respecta a las listas de espera, los números siguen en máximos históricos. Se proporcionó al paciente una información personalizada de la intervención quirúrgica a desarrollar, incluso de los riegos más relevantes. El médico debe informar también al paciente de todas aquellas circunstancias que puedan incidir en la decisión que pueda adoptar, entre ellas las del centro sanitario en el que se va a llevar a cabo la intervención. Ocurre que la paciente aceptó ser intervenida en el mismo y ocurre también que la denuncia por información deficiente resulta civilmente intranscendente cuando no existe ningún daño vinculado a su omisión o a la propia intervención médica; es decir, no genera responsabilidad civil, no existe ningún daño vinculado a la ausencia o deficiencia de medios, por parte que hubiera sido causa determinante, ni siquiera influyente, en el fatal desenlace por el que se reclama indemnización.